Asociación entre muertes por Covid-19 y la vacuna contra la influenza

La Dra. María José Martínez Albarracín analiza la posible relación entre la vacunación antigripal de la campaña 2019-2020 y la frecuencia relativa de muertes por COVID-19, encontrándose que la administración de la vacuna antigripal adyuvada podría estar asociada a un riesgo 6 veces mayor de fallecimiento por COVID-19 en mayores de 65 años.

Dado que en la composición de esa vacuna se encuentran los polisorbatos, sustancias con antecedentes tóxicos conocidos, se plantea la hipótesis de que la mayor tasa de fallecimientos por COVID-19 podría ser consecuencia de un efecto adverso de los polisorbatos parenterales.

Fracaso de la inmunidad frente a los coronavirus.

Se discute la conocida capacidad de los polisorbatos parenterales de alterar significativamente las membranas celulares como posible causa de una interferencia en la capacidad de las C-lectinas del endotelio vascular de unirse a los virus nuevos como primer paso para su posterior eliminación, con el consiguiente fracaso de la inmunidad innata frente a los coronavirus y la consiguiente facilitación de su infección.

Hay varios estudios como este de los profesionales sanitarios del hospital de Barbastro o los del biólogo Bartomeu Payeras sobre la innegable correlación entre vacuna antigripal y gravedad o muerte por Covid.

Todos ellos demuestran una correlación entre la gravedad y mortalidad por COVID y la vacunación antigripal, de manera que en los países donde ha habido mayor cobertura de esta vacunación en los años anteriores es donde más muertes se han producido. Esto se da también en España, si se hace el estudio por comunidades autónomas. Además, los casos se disparan cuando se sobrepasa un determinado umbral (umbral de percolación) que para la población adulta está en torno al 50% de cobertura vacunal.

Por otra parte el fenómeno no es nuevo, pues ya se observó en el año 2009 después de la pandemia de la gripe A.

Es bien sabido que la vacuna contra la gripe apenas supone ventaja epidemiológica, pues no disminuye ni las hospitalizaciones ni las muertes debidas a las epidemias anuales según se demuestra en revisiones y metaanálisis (Cochrane.Org). Esto debería ser suficiente para proponer una moratoria de dicha vacunación mientras se investigan las posibles relaciones causales, pero en vez de ello, este año el Ministerio de Sanidad y las Consejerías de Sanidad de las diferentes CCAA se han lanzado a una desaforada campaña propagandística para aumentar la cobertura vacunal antigripal, sobre todo de los mayores de 65 años, hasta conseguir el 75% de dicha cobertura. Así que, estaremos atentos a lo que pueda ocurrir, sobre todo a partir de enero que es cuando todos los años se produce el mayor pico de la epidemia de gripe.

Se está viendo también actualmente que en las personas que sufrieron Covid en primavera hay un cierto número de pacientes en los que han persistido diversas secuelas compatibles con síndromes autoinmunes. Como dicha autoinmunidad puede estar relacionada con las vacunaciones y revacunaciones antigripales (los antígenos vacunales ya no son naturales sino reordenados artificialmente, lo que supone un cierto tipo de transgénesis) y la misma Covid-19 se puede considerar en muchos aspectos un síndrome autoinmune, el más elemental PRINCIPIO DE PRECAUCIÓN, debería aconsejar una moratoria de dicha vacuna.

Resultados

Los resultados mostraron una asociación positiva entre las muertes por COVID-19 y la la tasa de vacunación contra la influenzaIVR de personas mayores de 65 años. Trabajo adicional en esta línea de investigación puede conducir a la prevención de muertes asociadas con COVID-19.

Ver artículo completo en:

https://cienciaysaludnatural.com/asociacion-positiva-entre-las-muertes-por-covid-19-y-la-vacuna-contra-la-influenza/

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gusta este sitio? Por favor corre la voz :)